Cristo

Un Pesebre humano…

54741_172319642807928_100000896800768_364402_3513498_oEs cierto que la Navidad está siempre marcada por un espíritu de alegría, cantos, jingles, esperanza, luces, fuegos artificiales y todos los colores que puedas conocer. Pero: ¿es de verdad esto el centro de la Navidad? ¿Qué es la Navidad?

Para responder esto es importante conocer el sentido etimológico de la Palabra “navidad”.

Wikipedia dice que su origen es del latín “Nativitas” que significa: Nacimiento o Pascua. Y es que el centro de esta festividad es el nacimiento precisamente, de una persona que vino para cambiar la historia de la humanidad, del mundo y del universo.

Esta persona, que divide la historia en antes y después, es Jesucristo, quien celebramos el día de su nacimiento el día de mañana (25 de Diciembre). Desde antes de nacer ya su vida era marcada por la angustia, la persecución, el miedo. ¿O creen que María y José estaban felices buscando posada? Sin embargo, María la Doncella, Esclava y Sierva del Señor, y José el Hombre Justo decían “Sí” a ese plan misterioso de Dios. Es con esta actitud que debemos comenzar a preparar el “terreno”, para que el Niño Dios venga a nacer en nuestras vidas. ¿Todo está en contra? ¿No encuentras posada? ¿Tu vida es muy difícil? ¿Los planes no te salen como piensas?

María y José nos enseñan la primera actitud para recibir esta Navidad: ESPERANZA. Si entregas tus planes a la Voluntad de Dios y tu vida esta es sus manos, créeme cuando digo: ¡NO HAY MEJORES MANOS! Si el controla tu vida, no hay problema o dificultad que valga, NADA es más grande que Dios. Es verdad a veces es duro afrontar la vida, pero debemos creer que será mejor. Y cuando tenemos esta actitud de Esperanza, vendrán los reyes con sus regalos y más importante, Nacerá El Mesías en nuestro corazón.

Evidentemente que para tener esperanza hay que tener algo que a la Virgen María acompaño toda su vida, Humildad. La Humildad es necesaria para poder fabricar Esperanza. Porque la Humildad es la Madre de todas las Virtudes.

Entonces, no te preocupes tanto por las luces, el arbolito, los regalos, la ropa y las fiestas, preocúpate más porque este Niño Dios nazca en tu vida y en la de tus Familiares. Cultiva en familia las Virtudes de la Esperanza (que es una actitud de la Vida), la humildad y el Amor. Acepta los desafíos que dios te propone y dile “Sí” al Plan de Dios. ¡No te desanimes, no te desalientes, porque estoy seguro que habrá un mañana mejor!

Que las Virtudes de Santa María Virgen y de San José su Castísimo Esposo, llenen tu vida. Y que a partir de este nuevo año puedas ser el Pesebre donde nazca el Rey reyes y Señor de señores; El Emmanuel no se aparte de ti, porque como dice su nombre Dios está “Con nosotros”.

Dios te bendiga! Feliz Navidad! Feliz Nacimiento del Mesías!

Recemos con María:

“Mi alma alaba la grandeza del Señor; mi espíritu se alegra en Dios mi Salvador. Porque Dios ha puesto sus ojos en mí, su humilde esclava, y desde ahora siempre me llamarán dichosa; porque el Todopoderoso ha hecho en mí grandes cosas. ¡Santo es su nombre! Dios tiene siempre misericordia de quienes lo reverencian. Actuó con todo su poder: deshizo los planes de los orgullosos, derribó a los reyes de sus tronos y puso en alto a los humildes. Llenó de bienes a los hambrientos y despidió a los ricos con las manos vacías. Ayudó al pueblo de Israel, su siervo, y no se olvidó de tratarlo con misericordia. Así lo había prometido a nuestros antepasados, a Abraham y a sus futuros descendientes.” LC 1. 42, 55

Anuncios

Crónica a un Joven que conoció a Cristo y lo dejó Todo.

“Vine buscando a Cristina y me fui Enamorado de CRISTO”


Vine a la EFRA (Escuela de la Fraternidad) detrás de una de las muchachas que venia del grupo, y me he ido con otra persona distinta: Cristo. Así podría resumir lo que ha significado para mí estos 4 días de encuentro y de escucha de la Palabra de Dios.

Siempre he sido un joven que de alguna manera ha estado cerca de la Iglesia, soy monaguillo en la Parroquia donde asisto, pero de allí a un compromiso fuerte, total, entregado, No. Pero estos días han sido de una sorpresa asombrosa. “Alejandra” que es la muchacha del grupo por la cual venia, pasó a otro plano cuando escuche la predicación de uno de los Hermanos de la Comunidad Cristiana “Jesús es Señor” donde nos decían: “No tengas miedo, El Señor te ama, así tal cual eres…Él perdona tus pecados y te puede regalar una Vida Nueva si tú le abres el corazón y le Aceptas como Señor y Dueño de tu Vida”. Esas palabras me impactaron, nunca había escuchado que alguien me amara de esa manera. En el mundo actual el amor es tan superficial, tan pasajero, condicionado por la sociedad y por los estándares que la moda presenta.

Que si medidas perfectas, flaco, musculoso… lo cierto es que esto es pasajero. Las medidas “perfectas” con el tiempo desaparecen y la moda cambia como el viento. ¿Y qué queda entonces? Nada, o por lo menos un vacío que no lo puede llenar nadie. Solo una persona lo puede llenar y se llama Cristo. Antes me refería a Él como a un Rito, ahora es una Persona Viva y que eficazmente está conmigo.

Parece un mensaje tan tonto, parece una bobería para otros, pero es un mensaje que de verdad si tienes el corazón abierto, cambia la vida. Esta ha sido mi experiencia.

Me voy de nuevo a mi casa, pero luego de haber escuchado y aceptado a Jesús como mi Señor, no puedo quedarme tranquilo. Todo me da vueltas. Me he preguntado si Dios me llama a la Vida Consagrada… Si Él me llama… ¿Quién soy yo para decirle que No? Total, mi vida le pertenece y si me llama le RESPONDO SÍ.
Sé que entregarle toda la vida a Jesús, consagrarme, ha de ser difícil. Pero con la Ayuda del Espíritu Santo y de los Hermanos con los que ahora viviré podré lograrlo. Así como dice la canción “No es con la fuerza, más con su Santo Espíritu”.